Recursos Juan Elías Campo
¿Hablamos de cómo mejorar e impulsar tu negocio?

Cómo enfocarte en tu trabajo

Cuando sientes que tienes un millón de cosas que hacer en tu negocio, ¿Cómo priorizas?, ¿Cómo enfocarte en tu trabajo?

Cuando sientes que tienes un millón de cosas que hacer en tu negocio, ¿cómo priorizas?, ¿cómo decides en qué cosa enfocarte?, ¿Cómo evitas estar apagando fuegos constantemente?

La clave para usar tu tiempo de un modo efectivo consiste en desarrollar una de las cualidades más importantes para el liderazgo: la claridad de pensamiento.

¿Qué es la claridad de pensamiento?

La claridad de pensamiento no consiste en dejarse guiar por el instinto, para saber cuál es la mejor opción en cada momento para tu negocio.

La claridad de pensamiento consiste en tener siempre en mente tu objetivo comercial más importante para tomar las decisiones más adecuadas y poner en marcha las prácticas que logren tus objetivos.

La claridad de pensamiento no es algo que tengas que aprender, puesto que ya tomas decisiones sobre tu negocio todos los días.

Lo que sí necesitas es desarrollar tu claridad de pensamiento practicando cómo ser menos reactivo y emocional, y más proactivo y objetivo, para que puedas tomar decisiones más inteligentes en el momento adecuado.

La claridad de pensamiento para hacer crecer tu negocio

La mayoría de propietarios y propietarias de pequeñas empresas desean construir algo que pueda crecer y sobresalir.

Es así como se convencen a sí mismos de que para crecer ellos son los únicos que pueden hacer el trabajo que sus clientes necesitan, las 24 horas al día y los 7 días de la semana.

Si te identificas con este perfil, debes saber que esta forma de trabajar no es lo que tu empresa necesita, eso no es así.

La buena noticia es que cuanto más creces como líder, más espacio dejas para que tu negocio crezca. Y la claridad de pensamiento es la clave para conseguirlo.

Trabajo de gestión vs trabajo técnico

Si tú eres un técnico de corazón, y la mayoría de los propietarios de pequeñas empresas lo son, es probable que pases tus días concentrado en producir, vender o entregar tu producto o servicio.

Este trabajo es técnico y para los técnicos es su razón de ser.

En cambio, el trabajo de un empresario es más estratégico. Es pararse a planificar, a organizar, a liderar y controlar.

Es cierto que este tipo de trabajo no tiene una recompensa automática, como un trabajo técnico. Pero para que tu negocio funcione y sea rentable debes pensar como un empresario y no como un técnico.

Elige el trabajo estratégico primero

Para conseguirlo comienza por preguntarte ante cualquier responsabilidad tuya: ¿Esto es un trabajo técnico o estratégico? Y poco a poco, empieza a llenar tu tiempo con actividades más estratégicas.

Esto puede ser difícil de hacer, porque puede ir en contra de tus instintos. Pero si no lo pruebas, no sabrás cómo hacerlo.

Cuando surja una tarea o un problema apremiante, observa tu reacción y en lugar de hacer lo de siempre, detente y toma una decisión diferente, menos emocional.

No se trata de cambiar todo de la noche a la mañana. Sólo busca oportunidades para tomar la ruta de la estrategia.

Por ejemplo, delega un problema de un cliente a un miembro de tu equipo. O aléjate durante un tiempo de las ventas diarias para crear una previsión financiera.

Haz pausas y hazte preguntas sobre tu trabajo estratégico

Es muy fácil ser reactivo en tu negocio. Es decir, estar esperando que lleguen los problemas y solucionarlos. Pero recuerda que tus acciones transmiten significado a tu equipo, clientes y proveedores.

Por eso, cuando decides y practicas actuar con intención, impactas en todo lo que te rodea.

Cuando trabajo con clientes sobre cómo delegar, y les pregunto ¿esto lo tienes que hacer tú o lo puedes delegar?, la respuesta mayoritariamente es: “lo tengo que hacer yo”.

Y cuando insisto y les enfrento al valor de su tiempo, normalmente siempre acaban reconociendo que: “lo podría delegar”.

El problema es que por sí solos no se paran a pensar otras alternativas que no sea hacerlo ellos mismos.

Cuanto más practiques hacer pausas, hacer preguntas y eliminar la emoción en la toma de decisiones, más rápidamente se convertirá en un hábito mental para ti.

De este modo obtendrás más claridad sobre tu negocio y tu papel como líder, algo de lo que se beneficiarán todos los que estén conectados con tu negocio.

¿Necesitas ayuda?

Si realmente deseas ponerte al frente de tu negocio y liderarlo, entonces necesitarás pensar y actuar como un líder.

Si crees que necesitas ayuda para conseguirlo, ponte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.

Te informamos sin compromiso
Redefine la gestión y liderazgo de tu negocio, ganarás tiempo y claridad
Comparte esta publicación

Artículos Recomendados

Mentalidad Empresarial y Resiliencia - Mentor de negocios Juan Elías Campo
Mentalidad Empresarial y Resiliencia
Introducción Todo empresario, desde el dueño de un pequeño café local hasta el líder de una mediana...
Gestión de la diversidad y la inclusión en la empresa - Mentor de negocios Juan Elías Campo
Gestión de la diversidad y la inclusión en la empresa
Introducción ¡Te doy la bienvenida a un nuevo post en El Club de las Buenas Prácticas! Hoy, vamos a...
La importancia de trabajar con objetivos empresariales - Mentor de negocios Juan Elías Campo
La importancia de trabajar con objetivos empresariales
Los objetivos de una empresa son un elemento clave para su crecimiento y desarrollo. Aprende cuál es...

Únete a nuestra Comunidad

Recibe en tu correo herramientas, consejos, orientaciones y estrategias para hacer crecer tu negocio y crecer tú como líder.
¿Hablamos de cómo mejorar e impulsar tu negocio?
Call Now Button